Tinder es la primera sacrificado de estas nuevas reglas de Twitter