La primera frase asegura nuestro exito o bien nuestro fracaso