Las citas en li­nea pueden resultar incomodas, tontas y caras